Manuela

 

IMG_0218

 

– Usted es política. ¿Por qué?

Bueno, yo no soy política. Es decir, yo me he presentado a unas elecciones porque me lo pidieron algunos amigos, a los que yo quiero mucho, y sobre todo para que no saliera ni el Partido Popular ni las mujeres de siempre. A mí me parecía que soy una mujer progresista, y creo que de izquierdas y con unas ideas avanzadas, y estaba un poco harta de estar siempre viviendo con mujeres conservadoras que daban la imagen de que éramos… bueno, no sé. ¡Que ya estaba bien!

Pero aunque os parezca mentira, a mí la política no me gusta. Es decir, a mí lo que me gusta es gestionar, me gusta solucionar problemas. En el ayuntamiento me da mucha alegría cuando puedo organizar cosas, hacer que las cosas funcionen bien, que las personas tengan posibilidades que antes no tenían. Para mí es muy importante conseguir que la gente no se quede sin casa, que cuando tengan un problema pues podamos organizarlo para que todo el mundo tenga casa; que todos los niños tengan las becas que necesiten.

Me gusta mucho la gente con la que trabajo; tengo un equipo muy bueno. No me molesta la gente por la calle.  Algunas personas me preguntan ¿no te molesta que las personas te paren? Y yo respondo: no, no me importa. Me gustan las personas. A veces, claro, te cansa un poco y necesitas la soledad. Pero no me molesta la gente, todo eso me gusta.

Pero la política, lo que se dice la política, el lio de los partidos… todo eso la verdad es que no me gusta. Además, yo siempre digo que ser el alcalde no es ser político. Es ser un vecino más. Tú eres un vecino que gestiona la limpieza, el transporte de los colegios, etc. ¿Eso es ser político? Probablemente no, eso es ser un vecino que gestiona las cosas de los demás.

IMG_0221i

 

– ¿Qué siente cuando mira a Madrid desde la ventana de su despacho?

Bueno, disfruto porque tengo una vista muy bonita. Se ve Cibeles; se ve Madrid. Simplemente me limito a ver un paisaje que es bonito. Y eso sí, a desear que el nuevo ministro de Defensa nos deje abrir el jardín que tienen [el del Palacio de Buenavista]. El ministerio de Defensa tiene un jardín precioso. Que lo tienen allí lleno de coches. Y me parece un escándalo. Con lo que me encantaría que lo abriesen. Porque sería precioso tener un jardín allí y que la gente pueda sentarse. Estoy con la esperanza de que algún día venga un ministro del ejército que decida que se pueda abrir ese jardín.

– ¿La madrileña nace o se hace?

Yo creo que se hace. ¡Se hace!

– ¿Cual es la cosa que más echa de menos cuando no está en la ciudad?

No echo de menos nada. Soy yo de echar poco de menos. Quiero decir: me gusta estar en sitios nuevos porque disfruto mucho. Cuando estoy en una ciudad nueva me gusta mucho, me siento muy cómoda. Lo único quizá que echas de menos es tu casa, ¿no? Porque tu casa es como ese sitio especial en el que llegas y buff… es donde no tienes ningún límite. Donde eres tú.

Aunque reconozco que cuando he vivido fuera de Madrid, pues en seguida te haces también tu pequeña casita: en un apartamento  o hasta en un hotel. Es  más importante que sea tu núcleo de intimidad, antes que un lugar determinado.

Creo que tengo mucha facilidad para crear mis casas, para crear mi hogar. Porque lo necesito bastante. Lo necesito mucho para mi intimidad. Esta vida tan expuesta a lo público hace que después yo necesite, para poderla llevar bien, tener momentos de soledad; de estar guardada, de estar metida en mi núcleo.

– ¿Nos podría aconsejar algún plan madrileño?

En estos días tan buenos es divertido ir a una buena pastelería, comprar una ensalada, unos sándwich y, después, ir a tomarlo al Retiro. Es un lugar para comer y hacer un poco de picnic. Es estupendo.

Me parece que también es muy interesante callejear durante una tarde por tiendas divertidas como son las que hay en el barrio Malasaña. Y luego, pues hay algunos jardines preciosos como el del Capricho, que es una maravilla. El museo del Romanticismo, donde puedes ir a desayunar, tiene un jardincito muy bello.  O irse al Teatro Real a escuchar un ensayo… Bueno hay muchos rincones muy bonitos.

– ¿Qué se puede hacer en Madrid que no se pueda hacer en otra ciudad?

Andar con toda libertad por la calle. Para una mujer eso es súper importante. Hay muchísimas ciudades en las que no puedes ir sola y tienes que tener cuidado. Pero por Madrid, es que por cualquier parte puedes ir sola. Puedes volver a casa por la noche y no tienes miedo. En Madrid es una ciudad en la que te sientes seguro. Yo creo que es una gran maravilla y pienso que también es muy bueno para disfrutar de las terrazas madrileñas.

– ¿Por qué cree que todos los artistas internacionales van de gira a Barcelona pero no a Madrid?

Pues yo creo que desde el Ayuntamiento de Madrid se ha trabajado poco la internacionalización de la ciudad. El Ayuntamiento de Barcelona, desde hace mucho tiempo, creó un departamento internacional. Y eso está funcionando muy bien. Yo estoy queriendo hacer eso: pelear por un departamento internacional. Tener a una persona encargada de viajar sistemáticamente a Boston, Nueva York, etc. para hablar con todos los grupos. Es decir, posicionar Madrid.

– ¿Cuál es su comida española favorita?

¡La que me hago yo! A mí me gusta mucho hacerme mis propias comidas. Pero bueno, me gusta desde el zumo de naranja y remolacha, que es una cosa muy buena, hasta una ensalada de espinacas con cebolla caliente. O una sopa de verduras con lágrimas de chocolate. Me gustan mucho las mezclas que constantemente invento para mí misma, porque a los demás no les suelen gustar mucho. Sobre todo esa sopa de verduras con lágrimas de chocolate no le gusta a nadie más que a mí. Pero está buenísima.

IMG_0215

– ¿Hay una manera especial de vestirse cuando se es mujer y se está en política?

Pues, no sé.  Es importante vestirse un poco formal. Manteniendo cada uno su estilo, pero respetando que, en principio, uno no puede ir siempre de sport. Hay que estar un poquito más formal.

– ¿Sintió que debía cambiar su estilo de vestir al ser alcaldesa?

Bueno, sí. La verdad es que cuando yo era magistrada intentaba vestirme un poco formal, pero como los jueces cuando estamos en público nos ponemos la toga… es que aquello lo aguanta todo. Después de jubilarme yo iba vestida muy informal, muy cómoda, con vaqueros. Al ser alcaldesa he tenido que volver a buscar mi vestuario de cuando era magistrada y poder vestirme un poco más formal.

 

IMG_0217

 

– ¿Cuál es su sueño para Madrid?

Yo quisiera que en Madrid la gente se sintiera un poco mejor. Sigo pensando que Madrid es una ciudad bonita y que además es una ciudad muy cómoda. Pero me gustaría que hubiera menos desigualdad, ¿no? Que todo el mundo tuviera más oportunidades; que disminuyera el paro; que hubiera realmente menos situaciones de pobreza, de escasez, de soledad… Me gustaría mejorar cosas que yo creo que son sencillas y que costaría poco si todos nos dedicáramos a ello.

También me gustaría una ciudad con más cultura. A veces voy a visitar fundaciones culturales y me doy cuenta de que necesitan más dinero porque tienen muchas posibilidades. Madrid está lleno de historia, lleno de fondos artísticos. Lo que ocurre es que se destina poco dinero. A veces, las empresas gastan dinero en tonterías. Sería fantástico enriquecer más la cultura de Madrid y que además está ahí. Tengo la sensación de que Madrid necesita, en cultura, mucha inversión.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s